Essential Sports First Aid for Back Strain

Deportes esenciales de primeros auxilios para la tensión de la espalda

Desde guerreros de fin de semana hasta atletas profesionales, la tensión en la espalda es una lesión deportiva común. La tensión en la espalda ocurre cuando uno de los músculos que sostienen su columna vertebral está torcido, tirado o desgarrado.

Si se esfuerza la espalda, saber cómo cuidarlo en casa puede ayudar a reducir el dolor y el tiempo de recuperación. También es esencial saber cuándo consultar a su médico. Si tiene más de una distensión leve en la espalda, es posible que necesite un tratamiento profesional para promover la curación y evitar daños duraderos.

Síntomas de tensión en la espalda.

Los síntomas comunes de una distensión en la espalda incluyen:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Espasmos musculares o calambres
  • Debilidad muscular o pérdida de la función.

La distensión leve de la espalda a menudo se puede tratar en casa. Sin embargo, debe llamar a su médico si tiene una lesión en la espalda que cause cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor severo o hinchazón
  • Dolor que hace que sea imposible moverse o caminar más de unos pocos pasos.
  • Dolor que interfiere con tu sueño.
  • Entumecimiento en el área lesionada o en la pierna.
  • Un bulto en la zona afectada.
  • Pérdida del control intestinal o vesical.
  • Debilidad en tu pierna

También debe comunicarse con su médico si tiene antecedentes de lesiones anteriores en la espalda o un trastorno de la columna vertebral.

Factores de riesgo para la tensión de la espalda

Conocer los factores de riesgo para la distensión de la espalda puede ayudarlo a estar preparado. Si practicas deportes que involucran muchos saltos, como el baloncesto o el voleibol, corres un alto riesgo de sufrir tensión en la espalda. Volver a un deporte después de un tiempo de descanso también aumenta las posibilidades de forzar la espalda. Por ejemplo, no es infrecuente recuperar una llaga después de su primera ronda de golf o juego de softbol. Tener sobrepeso o estar fuera de forma también aumenta su riesgo, al igual que tener un historial de lesiones en la espalda.

Tratamiento de primeros auxilios

Icono de tratamiento

En las primeras 48 horas después de esforzar la espalda, el objetivo del tratamiento es disminuir el dolor, la hinchazón y los espasmos musculares. Descansar, poner hielo en el área afectada y tomar medicamentos de venta libre pueden ayudar.

Descanso

Reduzca sus actividades normales y haga ejercicio durante un día o dos. Dale a tu espalda un tiempo para sanar.

Hielo

Coloque una bolsa de hielo en el área lesionada durante 20 minutos a la vez, de cuatro a ocho veces al día. Use una compresa fría o llene una bolsa con hielo y envuélvala en una toalla. Continuar durante 48 horas después de la lesión.

Durante este período, la formación de hielo en el área afectada disminuye la inflamación al contraer los vasos sanguíneos. Esto limita el flujo de sangre al área. No aplique calor durante este tiempo. Tendrá el efecto contrario.

Compresión

Aplicar presión también ayuda a reducir la hinchazón. Para aplicar presión, envuelva un vendaje elástico alrededor del área afectada de la espalda. Puede ser más fácil y menos doloroso pedirle a otra persona que lo envuelva por usted. Para evitar cortar la circulación sanguínea, no la envuelva demasiado. Afloje el vendaje si el dolor aumenta, el área envuelta se adormece o nota una hinchazón debajo del área envuelta.

Medicamentos

Un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) de venta libre puede ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón. Ejemplos de AINE incluyen:

  • Aspirina
  • Ibuprofeno (Advil, Motrin)
  • Naproxen (Aleve, Naprosyn)

Atención de seguimiento

Después de las primeras 48 horas de tratamiento de primeros auxilios, puede comenzar a reanudar sus actividades normales. La aplicación de calor en el área afectada puede ayudar a aliviar el dolor persistente.

Reanudar la actividad

Cuando le duele la espalda, puede sentirse tentado a quedarse en cama durante una semana. Pero en realidad es mejor volver a sus actividades normales lo más rápido posible. El descanso prolongado y la inmovilidad pueden retrasar su recuperación.

Después de los primeros días de descanso, comience a reanudar sus actividades normales. No te exijas demasiado, especialmente durante las sesiones de ejercicio. En su lugar, comience lentamente y aumente gradualmente a su nivel anterior de actividad.

Aplicar calor

Después de las primeras 48 horas, la aplicación de calor en el área lesionada puede ayudar a aliviar el dolor al relajar los músculos tensos. Use una almohadilla térmica, una lámpara de calor o una compresa caliente. El calor dilata los vasos sanguíneos, lo que aumenta el flujo de sangre al área afectada. Esto promueve la curación, ya que la sangre suministra nutrientes y transporta los desechos celulares de los tejidos dañados.

En la mayoría de los casos, los síntomas de la distensión de la espalda desaparecen completamente en dos semanas. Si sus síntomas duran más tiempo o son graves, hable con su médico. Es posible que soliciten pruebas de imágenes para ayudarlo a evaluar su lesión, como una radiografía o una tomografía computarizada. Pueden recetarle una férula o corsé, medicamentos, fisioterapia u otros tratamientos. En algunos casos, pueden alentarlo a evitar o adaptar ciertos ejercicios para evitar forzar la espalda.

Pregúntele a su médico sobre su afección específica, opciones de tratamiento y perspectivas a largo plazo.

Consejos para prevenir la tensión de la espalda

Si tiene un mayor riesgo de volver a estar cansado, puede seguir los siguientes pasos para evitar forzar la espalda mientras hace ejercicio:

No te exijas demasiado

Si está fuera de forma, intenta una nueva actividad o vuelve a hacer ejercicio después de un descanso, comience lentamente y aumente gradualmente su nivel de intensidad.

Usa la técnica adecuada

Si está realizando una nueva actividad, pídale a un instructor o instructor profesional que le muestre cómo hacerlo de manera segura. Esto es especialmente importante para actividades que involucran saltar, torcer o levantar objetos pesados.

Calentamiento al inicio de tu entrenamiento

Por ejemplo, comience a trotar en su lugar durante unos minutos. Esto ayudará a aflojar los músculos, tendones y ligamentos.

Refréscate al final de tu entrenamiento

Reduzca gradualmente la velocidad y la intensidad de sus movimientos durante al menos 10 minutos antes de detenerse por completo.

Estira tus principales grupos musculares

Lleve cada estiramiento al punto de la tensión muscular, manténgalo durante 10 a 20 segundos y luego suéltelo con movimientos lentos y controlados.

Vivir saludablemente

Seguir un estilo de vida saludable también puede ayudarlo a mantener un peso saludable, fortalecer sus huesos y músculos y evitar lesiones relacionadas con los deportes. Coma una dieta bien balanceada, haga ejercicio regularmente y evite fumar.